Puente de Santa Catalina

PUENTE VIEJO O DE SANTA CATALINA

Es el puente más antiguo de los cuatro con que cuenta actualmente Talavera sobre el Río Tajo.

Se cree que parte de él podría ser de origen romano, aunque queda muy poco de aquella época, debido a las frecuentes avenidas del río que lo derribaba parcialmente.

La gran construcción se acomete hacia finales del siglo XV bajo la dirección de Fray Pedro de los Molinos, manteniendo, más o menos, el mismo aspecto que en la actualidad. De esta manera el puente ha estado en permanente reconstrucción. La última restauración ha tenido lugar en el año 2002.

El Puente Viejo o de Santa Catalina, llamado erróneamente romano, está considerado el más antiguo de los que hay en Talavera. Solo una muy pequeña parte de él, bajo la cimentación, y cubierta por las aguas, lo que ha dificultado su estudio, en las 3-4 pilas de su primer tramo, además de otros vestigios en el cauce del río, son de origen romano.  Esos restos quedan a la vista durante el verano de 1990 a causa de un descenso del nivel de las aguas. Se hallan entonces unas estructuras que forman parte de la cimentación de pilas y tajamares de un antiguo puente de factura romana que sigue una dirección distinta desviándose a un lado de la de este puente viejo que es de origen árabe medieval y se sirve de las diferentes islas para edificar buena parte de sus pilas. Se cree que ese paso ya es frecuentado en épocas prerromanas.

A la altura de la Central Hidroeléctrica, construida sobre los restos de antiguos molinos harineros, hay un área de esparcimiento con parque infantil y un aula de naturaleza dentro de la isla llamada de los Morenos, donde existe un Centro de Interpretación del río Tajo. En ella se puede disfrutar del ecosistema de un bosque de ribera con su avifauna y especies arbóreas propias de estos parajes. También existen restos de un horno de tejas de finales del siglo XIX.

Puente de Santa CatalinaPuente de Santa Catalina
 
 


Tiendas en Talavera Ayuntamiento de Talavera
           
Tiendas en Talavera